EL TÉ BLANCO


Elixir de inmortalidad y de luminosidad, el té blanco
contiene un concentrado en antioxidantes. 
Posee propiedades protectoras y antirradicales
e inhibe eficazmente la síntesis de la melanina.
¡Un verdadero activador de juventud y luminosidad!