Qué es el agua micelar y por qué deberías usarla

Todos hemos oído hablar de este producto para el cuidado y la limpieza de la piel del rostro, pero todavía muchas personas desconocen qué es el agua micelar exactamente. A continuación, haremos un recorrido por su composición y características; de ese modo podremos entender lo importante que resulta para la buena salud de nuestra epidermis.

¿Qué es el agua micelar?


El agua micelar es una solución que limpia y desmaquilla en profundidad la piel sin el uso de jabones u otros agentes que pueden resultar agresivos para la dermis. Está formulada a base de micelas, un conjunto de moléculas que actúan como agentes limpiadores y que atrapan las materias grasas, las impurezas propias de la piel y los residuos externos depositados en ella. Una vez aislados, los transporta a través del agua para su posterior eliminación.

Es importante señalar que las micelas también actúan como emulsionantes. Por lo tanto, el agua micelar no solamente limpia: cuando la usamos, también nos brinda una acción tonificante e hidratante. De hecho, no necesita de otros tratamientos complementarios para asegurarnos una buena higiene cutánea.

Diferencias con el agua del grifo y el agua termal


Muchas veces confundimos el agua micelar con las aguas termales e, incluso, pensamos que es un producto muy similar al agua por su aspecto.

Es importante que tengamos presente que el agua del grifo contiene cloro y cal. Y, por lo tanto, no podemos usarla para la higiene de la piel porque puede resultar potencialmente irritante, sobre todo en las epidermis más sensibles.

En cuanto a las aguas termales, estas no tienen propiedades limpiadoras, por lo que en ningún momento podemos usarlas como sustitutas del agua micelar. En cambio, sí que resultan muy eficaces a la hora de refrescar la piel o ayudar a fijar el maquillaje.

¿Cuándo debemos usar el agua micelar?


El agua micelar se convertirá en nuestra herramienta para el perfecto cuidado de la piel, usándola por la mañana y por la noche. Aunque creamos que tenemos la piel limpia, al despertarnos nuestra epidermis habrá acumulado suciedad generada por su propia actividad y por la aplicación de las cremas que usamos por la noche. Pasar un algodón con agua micelar permite eliminar todos estos restos.

Igualmente, debemos recurrir a este producto para desmaquillar el rostro y tonificarlo antes de acostarnos. Además de estos usos básicos, tampoco podemos olvidar que el agua micelar es un buen recurso cuando necesitamos limpiar el rostro después de una sesión de gimnasio o, por ejemplo, un día de mucho calor.

¿Cómo se aplica?


Una de las características del agua micelar que más nos atraerá es su facilidad de uso. Para aplicarla, tan solo debemos empapar un algodón y pasarlo por el rostro haciendo pequeños movimientos circulares y dando ligeros toques, sin arrastrarlo. De esta manera tan sencilla podremos captar la suciedad de la piel en pocos minutos. Ni siquiera hay que aclararla después de su aplicación. Por el contrario, el contacto con el agua podría estropear la acción positiva de las micelas.

¿Para qué sirve?


El agua micelar es un producto para limpiar en profundidad todo tipo de pieles gracias a que no contiene colorantes, jabones, perfumes, alcohol o cualquier otro elemento agresivo. Por el mismo motivo resulta eficaz para el cuidado de las zonas más delicadas, como el escote o el contorno de los ojos. De esta manera se consigue una epidermis sana, suave y correctamente hidratada.

Una de las grandes ventajas de este producto es que no es necesario frotar para eliminar, incluso en casos como el del maquillaje waterproof o el de larga duración. Por lo tanto, también previene las irritaciones.

Con esta limpieza la piel parece más sedosa y sana, ganando en salud. También mejora su aspecto y consigue que luzca más bella y fresca.

¿Qué beneficios tiene?


Cuando usamos agua micelar, retiramos todas las impurezas de la piel sin resecarla o agredirla. Además, también evitamos que quede tirante y que los restos acumulados en la epidermis puedan dañar su salud.

Además, este producto es eficaz en cualquier tipo de piel, sin que tengamos que preocuparnos por el exceso de sebo o la tendencia al acné: el agua micelar está libre de bases oleicas. Asimismo, no podemos perder de vista que la piel acneica correctamente limpia evita más fácilmente la aparición de granos.

Tampoco podemos olvidarnos de que, a diferencia de los desmaquillantes jabonosos, la aplicación del agua micelar evita que se altere el pH de nuestra piel, un factor indispensable para asegurar su equilibrio y bienestar.

Como vemos, este producto cuenta con un gran número de propiedades positivas para la piel del rostro. Así nos queda mucho más claro qué es el agua micelar desmaquillante que nos ofrece Jowaé, para qué se utiliza y por qué se ha convertido en uno de los productos más populares para desmaquillarnos. Un artículo de sencilla aplicación y grandes resultados, con el que conseguiremos un rostro limpio y sano, que resplandecerá con toda su belleza.