La rutina definitiva para hidratar la piel normal

La calidad de la piel depende de la predisposición genética, de factores ambientales y de la edad. La piel normal es casi perfecta. Gracias a su óptimo nivel de elasticidad se mantiene siempre suave y flexible. No es sensible y tiene una buena circulación sanguínea. Pero incluso la piel normal necesita hidratación y protección para mantener un aspecto saludable.

Siguiendo nuestra rutina Jowaé podrás lucir una piel envidiable. ¡Te contamos cómo ponerla en práctica en este post!

¿En qué consiste la rutina?


Consiste en el uso de cuatro productos ligados a la rutina de belleza coreana. Así de fácil.

1. Limpieza: Agua micelar desmaquillante


Su ingrediente principal es la peonía imperial. Con un alto contenido en lumifenoles antioxidantes, se adapta a todo tipo de pieles. Se debe aplicar en todo el rostro y en el contorno de ojos para poder eliminar mejor los restos de maquillaje. Tras su uso, notarás que tu piel brilla con más luz y sentirás un frescor muy agradable. Este paso debes realizarlo tanto por la noche, como por la mañana, ya que al despertarnos podemos pensar que nuestra piel está limpia, pero mientras dormimos, se genera un exceso de grasa que debemos retirar.

2. Preparación: Agua de tratamiento hidratante


El Agua de tratamiento hidratante tiene un 97 % de ingredientes totalmente naturales. El agua de flores de sakura se combina con lumifenoles que evitan el estrés oxidativo. Se adapta a cualquier tipo de piel y es perfecto para hidratar el rostro en profundidad. Conseguirás que tu piel se hidrate naturalmente. Al tacto, la notarás más suave. Desde el primer momento, notarás frente al espejo que tu piel recupera su equilibrio y luce mucho más juvenil. Puede usarse en cualquier momento del día. Se recomienda pulverizarla sobre la cara y difuminarla. Para mejorar el contorno de ojos, es posible vaporizarla sobre dos discos de algodón que colocarás sobre tus párpados. Deja actuar durante media hora y aprecia sus fantásticos resultados.

3. Activación: Sérum concentrado rejuvenecedor antimanchas


Tras el uso de dos productos hidratantes como los arriba mencionados, debes fortalecer tu piel para protegerla frente a la aparición de posibles manchas. A los lumifenoles se añade té blanco, lo que aumenta la adaptabilidad del producto a cualquier tipo de piel. Es muy eficaz con las pieles sensibles. Su textura favorece su absorción natural. Las manchas se van aclarando progresivamente. El tono de tu piel se irá aclarando y adquiriendo un tono más uniforme. Se debe aplicar por la mañana antes del tratamiento correspondiente.

4. Corrección: Crema hidratante con color claro o dorado


El agua de flores de sakura es perfecta para potenciar la acción de los lumifenoles. Se adapta a cualquier tipo de piel y permite ganar en uniformidad. Sus efectos incluyen la rehidratación y la sublimación de tus puntos fuertes. El acabado es natural. Tu tono ganará en luminosidad de forma inmediata. Es un gran producto para ti si no te gusta maquillarte a diario. Ha de aplicarse a diario por la mañana como último paso de la rutina.


¿Qué ventajas aporta la rutina Jowaé?


Ahora que conoces cuáles son sus pilares, nada mejor que repasar cuáles son sus beneficios tras su aplicación periódica:


  • Conseguirás no solo hidratar tu piel, sino también recuperar su elasticidad progresivamente.
  • La eliminación de las manchas es siempre sinónimo de rejuvenecimiento.
  • La suavidad de tu piel te encantará. Podrás difuminar algo más las arrugas que provoca la sequedad.
  • Es una rutina diseñada por profesionales.
  • Los productos naturales te garantizan los mejores efectos. Reducirás la cantidad de químicos que aplicas sobre tu piel.

Así, la rutina hidratante de piel normal de Jowaé puede convertirse en tu mejor secreto de belleza. No dudes a la hora de ponerla en práctica. Seguro que todo el mundo te pregunta si te has hecho algo en el rostro. Todo sea por recuperar la naturalidad y tu belleza innata. ¿Te animas a probar?