K Beauty: el modelo de belleza coreana

Corea es uno de los países más emergentes del mundo en cuanto a influencia musical, audiovisual... Y cosmética. El éxito del k beauty sigue la estela del de las telenovelas coreanas (k drama) y, sobre todo, de ese k pop que se está imponiendo en buena parte del mundo. Sus grupos pop de artistas con estética chic, estilismos formidables, espectaculares coreografías y estribillos pegadizos se han convertido en un icono fashion dentro del mundo occidental. Veamos por qué.

¿Qué es el k beauty?


El k beauty tiene unos fundamentos mucho más consistentes que la moda pop coreana. Y no solo porque ha sabido seducir a millones de consumidores en todo el planeta. Si no, fundamentalmente, porque nos ofrece un nuevo concepto de cosmética que se sustenta en los ingredientes naturales, los envases atractivos y los precios asequibles. Además, se basa en rituales de belleza muy completos, que han venido demostrando su eficacia desde tiempos inmemoriales.

Se trata, además, de una corriente que trasciende la venta de productos cosméticos. El k beauty presenta un enfoque multidimensional con su propia filosofía y diferentes aplicaciones. Por supuesto, pone a nuestro alcance cosméticos de última generación plenos de naturalidad y eficacia, pero también innovadores salones de belleza, centros holísticos de estética, spas y otros establecimientos regeneradores.

Este planteamiento viene acompañado de una extraordinaria estrategia de marketing que se fundamenta en el lanzamiento non stop de tendencias, así como en las texturas sorprendentes, los packagings imaginativos, los formatos beauty y las variadas y siempre placenteras experiencias que nos proporciona como usuarios.

Ingredientes del k beauty


El principal logro de la cosmética coreana es su capacidad para maridar la farmacopea tradicional asiática con las más elevadas tecnologías de la cosmética francesa. Y lo hace apostando por una cosmética natural eficaz, cercana, regeneradora y siempre positiva.

Para ello, se apoya en una serie de ingredientes extraídos de la naturaleza y hábilmente combinados para mejorar nuestra belleza. A continuación, vamos a explicar brevemente cuáles son los más destacados.

Ginseng rojo coreano


Considerado un remedio médico natural en China, el ginseng rojo es también identificado como un auténtico elixir de la eterna juventud. Nos aporta grandes beneficios revitalizantes y calmantes, al tiempo que desempeña con solvencia una doble función: antiedad y detox.

Se usa, sobre todo, para recuperar las pieles más secas, a las cuales es capaz de nutrir e hidratar. Se puede aplicar en polvo, en esencia o de ambas formas, lo que duplica su impacto.

Centella asiática


Conocida también como planta del tigre, la centalla asiática es capaz de aumentar el suministro natural de colágeno, por lo que proporciona grandes beneficios protectores y reparadores en nuestra piel. Las estrías del embarazo y las secuelas del acné mejoran considerablemente si se aplica sobre ellas.

Asimismo, disfruta de un gran poder antiinflamatorio, por lo que está recomendado también para reducir los efectos de fatiga cutánea, las rojeces, las irritaciones y la mala circulación.

Aceite de argán


Llamado también «oro líquido», se obtiene de las semillas de contiene el árbol que le da nombre, el argán, considerado desde 1998 patrimonio de la humanidad. Su riqueza en vitaminas E y A, así como su gran cantidad de antioxidantes, le otorgan excelentes propiedades como acondicionador para el cabello, hidratante de la piel, regeneración del acné, antienvejecimiento y cuidados para labios, uñas, manos y pies.

Extracto de miel


Este elemento natural es otro de los que podemos encontrar habitualmente en la cosmética coreana. Incluye vitaminas del grupo B (B1, B2 y B6), así como ácido pantoténico y otros elementos que le otorgan una gran capacidad de hidratación, especialmente recomendable para pieles sensibles e irritadas.

Otros elementos habituales


Los que hemos mencionado son solamente algunos de los ingredientes más significativos en la k beauty, pero utiliza muchos más. Entre ellos, rosas, té verde, extracto de perla, arroz fermentado, flores, tomate y extracto de caracol. Lo cierto es que una treintena de marcas coreanas han convertido estos productos en un verdadero referente mundial que, tras seducir a multitud de celebridades de órbita internacional, está empezando a cautivar también al público en general.

Una rutina coreana de 10


En realidad, podemos encontrar productos de k beauty para casi cualquier necesidad cosmética que tengamos. Y, muy especialmente, para el rostro.

En este ámbito, su principal característica es que plantea una rutina de 10 pasos imprescindibles para el cuidado del cutis facial:

1. Desmaquillar los ojos.

2. Realizar la limpieza de la cara.

3. Proceder a la exfoliación cutánea.

4. Llevar a cabo la tonificación.

5. Aplicar esencias en la cara.

6. Poner ampollas.

7. Aplicar mascarillas.

8. Administrar crema en los ojos.

9. Hidratar.

10. Colocar una mascarilla o una crema de noche.

Sin embargo, desde Europa hemos conseguido simplificar estos 10, por una rutina coreana de 4 pasos de la que hablamos el pasado mes

Definitivamente, la cosmética coreana ha revolucionado para siempre la belleza masculina y femenina contemporánea. Sus productos utilizan ingredientes naturales y combinan los fármacos naturales asiáticos con los avances cosméticos franceses. K beauty es sinónimo de belleza al natural, con lo mejor del pasado y el presente... Para rejuvenecer el futuro.