Cómo cuidar nuestra piel después del verano

Cómo cuidar nuestra piel después del verano
Durante el verano y las vacaciones nuestra piel luce radiante gracias al bronceado, a un buen descanso y a reducir el estrés. Pero, ¿qué ocurre cuándo volvemos a la rutina? Ese efecto buena cara del verano va desapareciendo día tras día y el exceso de sol se va notando en la piel. Para recuperar la luminosidad del rostro y evitar la deshidratación te hemos preparado los mejores tips. ¡Toma nota!

Es fundamental comenzar por la limpieza facial para que nuestra piel vuelva a brillar. Como sabrás, hay muchos tipos de limpiadores faciales, por lo que tienes que escoger el que mejor se adapte a tu piel:

PIEL NORMAL


Crema exfoliante oxigenante: Un exfoliante muy suave, que es apto para todo tipo de pieles. Exfolia, alisa, elimina las células muertas y las partículas de contaminación. La peonía imperial es su ingrediente estrella, que consigue despertar la luminosidad de las pieles apagadas y fatigadas. Para descubrir sus efectos en tu piel debes aplicarlo mañana y noche sobre la piel húmeda, masajear y finalmente aclarar con agua.

PIEL SECA


Leche desmaquillante calmante: Un desmaquillante de rostro y ojos que además de limpiar y desmaquillar, también previene la sequedad cutánea. Los lumifenoles junto con la peonía imperial protegen la piel, activan las defensas naturales, reparan y aportan luminosidad al rostro. ¡Una combinación perfecta! Nuestro consejo para aplicar esta leche desmaquillante y que veas sus resultados inmediatamente, es aplicarla mañana y noche con la ayuda de un disco de algodón.

Mousse micelar desmaquillante: Esta mousse no reseca la piel ni irrita los ojos. Está compuesta por un 98% de ingredientes naturales que eliminan el maquillaje y las impurezas de manera efectiva aportando a la piel luminosidad y frescor. ¿Cómo aplicamos la mousse? Muy sencillo, con la piel húmeda masajeamos unos minutos y aclaramos con agua. Recuerda que debes limpiar la piel mañana y noche.


PIEL SENSIBLE


Agua micelar: Esta agua desmaquillante es apta para todo tipo de pieles, pero si tienes la piel sensible se convertirá en imprescindible en tu ritual de belleza. Este producto limpia en profundidad sin necesidad del uso de jabones u otros agentes que pueden resultar agresivos para la piel, por eso es ideal para las pieles sensibles. Para aplicarla, solo debemos empapar un algodón y pasarlo sobre el rostro dando ligeros toques, sin necesidad de frotar, incluso para maquillaje resistente al agua o de larga duración. De esta forma evitamos las irritaciones de la piel, logrando una piel sedosa, y sobre todo, saludable.

Además del agua micelar, las pieles sensibles también pueden utilizar la leche desmaquillante calmante y la mousse micelar desmaquillante, ya que ambas son idóneas para este tipo de piel gracias al gran porcentaje de ingredientes naturales que las componen.

Después solo tienes que seguir con tu ritual de belleza Jowaé habitual. ¿Todavía no tienes el tuyo? Pincha aquí y descúbrelo.