6 Consejos para cuidar las manos después de usar geles desinfectantes

Cuando las medidas de higiene son continuas y necesarias, como estos días, cuidar las manos es vital para mantener la salud de nuestra piel. Sabemos que los geles desinfectantes y los alcoholes son necesarios para una correcta higiene durante esta emergencia, pero, por otra parte, pueden irritar y secar la piel más de lo habitual.

¿Por qué es importante usar geles desinfectantes?


Los geles desinfectantes combaten los gérmenes y evitan la propagación de virus y bacterias. El gel alcohólico es un producto que conviene usar después del lavado de manos, para reforzar la higiene y evitar posibles infecciones.

Por otra parte, es importante saber que estos geles tienen un alto porcentaje de alcohol y pueden provocar sequedad en nuestra piel, grietas o dermatitis irritativa. Por tanto, al lavarnos las manos y usar gel antiséptico es recomendable cuidar la piel deshidratada siguiendo unos sencillos consejos.

6 consejos para cuidar las manos cuando se utiliza gel desinfectante


El jabón y el gel desinfectante deshidratan las manos. Sigamos estas recomendaciones para recuperar el vigor de la piel.

1. Mantener bien hidratadas las manos

Después de usar el gel desinfectante es recomendable aplicarnos una crema hidratante para evitar que las manos sufran y se resequen. Para reparar las manos secas es conveniente aprovechar el descanso nocturno: para ello, y antes de dormir, es aconsejable untarnos una capa gruesa de crema hidratante sobre las manos y cubrirlas con guantes de algodón.

2. Usar agua tibia


Usar agua caliente deshidrata las manos, y más aún cuando los lavados son continuos y se aplican geles alcohólicos. Para evitar este problema, los dermatólogos recomiendan que nos lavemos con agua tibia. La causa principal es que el agua templada evita la pérdida de los aceites naturales de la piel.

3. Evitar los cambios bruscos de temperatura


Nuestras manos se cuartean con el frío y con el calor. Para proteger las manos de los cambios bruscos de temperatura es aconsejable que usemos guantes en invierno y crema protectora en verano.

4. Usar aceite de coco


El aceite de coco hidrata la piel de las manos, uñas y cutículas; nutre en profundidad y ayuda a mejorar los problemas de la piel. Además, mantiene las uñas vigorosas y las cutículas hidratadas.

5. No usar jabones irritantes


No solo el uso de gel deshidrata nuestras manos. En la medida de lo posible, es recomendable usar jabones naturales que no sean perfumados ni irriten la piel. Una buena opción es optar por aquellos productos que contengan aceite de oliva o aloe vera.

6. Secar las manos correctamente


Después de usar el gel para desinfectar debemos secarnos las manos de manera correcta. En primer lugar, es conveniente no compartir la toalla; o, en todo caso, usar toallitas de papel desechable. En segundo lugar, las manos deben secarse correctamente: no pasaremos por alto ningún resto de humedad. Cuando las manos están mojadas los gérmenes se transmiten con mayor facilidad.

En conclusión, después de usar jabón y gel desinfectante de manera tan continua como lo estamos haciendo estos días, es necesario cuidar las manos para evitar la sequedad e irritación de nuestra piel. Así mantendremos nuestras manos sanas y, además, lucirán increíbles.