¿Piel seca por el frío? ¡Sigue nuestro ritual de belleza hidratante coreana para piel normal!

piel seca por el frio
A todas nos ha pasado que, con el bajón de las temperaturas, comenzamos a sentir tirantez, rojeces o sequedad en la piel. Y, aunque en esta época del año no apetece mejor plan que manta, sofá y una taza de café, debemos darnos un poco de tiempo para cuidar nuestra piel.

La piel es muy sensible a los cambios de temperatura y esto se traduce en que, al someter a nuestros vasos sanguíneos al contraste de calor, se expanden y provocan cambios en nuestra piel como sequedad, pérdida de brillo, palidez e incluso puede dañar los capilares formando arañas vasculares. No sólo en el rostro sino también en la nariz, los pómulos...

La cara es la zona del cuerpo que más sufre las bajas temperaturas. Y los agentes externos asociados a estos días fríos con bajas temperaturas, hacen que la barrera epidérmica se vuelva más frágil y menos elástica y, por tanto, hay que protegerla. Sobre todo, porque el frío es un factor climático que afecta al ADN celular de la piel.

Descubre la rutina de belleza coreana que se adapta a este cambio en las temperaturas y cuida tu piel con ingredientes naturales, tal y como lo llevan haciendo miles de años las mujeres coreanas.

1. Limpiar


El primer paso fundamental en este ritual de belleza hidratante es limpiar y desmaquillar nuestro rostro. La polución, el exceso de grasa y los restos de maquillaje ensucian la piel, impidiendo que respire y se oxigene, lo que puede provocar un desequilibrio.

Una buena limpieza facial ayuda a que nuestra piel esté sana, limpia y libre de impurezas. Por todo esto, vamos a utilizar el agua micelar desmaquillante, que gracias a su 94% de ingredientes naturales es apta para todo tipo de pieles, incluso las sensibles, proporcionando una limpieza eficaz mientras cuida nuestro rostro.

Notarás como la piel está limpia y brilla con una nueva luminosidad. Recuerda que debes realizar este paso tanto por la noche como por la mañana, ya que al despertarnos podemos pensar que nuestra piel está limpia, pero mientras dormimos se genera un exceso de grasa que debemos retirar.

2. Preparar


Este paso, inspirado en las rutinas de tratamiento coreanas, se aplica después de la limpieza facial para preparar la piel para recibir los siguientes tratamientos. Para simplificar este paso pero que siga siendo muy efectivo, Jowaé ha creado el Agua de Tratamiento Hidratante, con el que simplemente tienes que vaporizar sobre el rostro y sellar con suaves toques acompañados de un disco de algodón. Además, puedes utilizar esta agua de tratamiento de varias maneras:


  • Como mascarilla: Vaporizando sobre un pañuelo de papel hasta impregnarlo y aplicar sobre el rostro unos minutos.
  • Momento refrescante: Guárdala el frío y aplícatela en los días más calurosos.
  • Momento relax: Vaporiza sobre dos discos de algodón y deposítalos en los párpados durante unos minutos para descansar los párpados y alisar el contorno de los ojos.
  • Como fijador: Perfecto para fijar el maquillaje.

3. Activar


Este paso nos ayuda a preservar la juventud y subliminar el tono gracias al sérum concentrado rejuvenecedor antimanchas. El té blanco es el secreto de este sérum, sus propiedades protectoras y antirradicales activan la juventud e inhiben eficazmente la síntesis de la melanina, aportando al rostro luminosidad.

4. Corregir


Por último, para hidratar y conseguir un acabado natural en nuestro rostro, es fundamental aplicar la crema hidratante, en este caso puedes escoger entre los dos tonos disponibles, claro o dorado. Ambos aportan luminosidad al tono, rehidratan, unifican y subliman. Además, son aptos para todo tipo de pieles, incluso las sensibles.